Imprimir

Boletin informativo N.º 4

el .

Después de las ejemplares huelgas exigiendo un notable aumento de los salarios en VW Bratislava (Eslovaquia) y en la Fiat de Kragujevac (Serbia), los/as trabajadores/as de la industria automotriz están demostrando una clara voluntad de lucha y que tienen la capacidad de conseguir nuevas conquistas.

En este momento, la plantilla de Autoeuropa Volkswagen en Palmela/Lisboa (Portugal) se están movilizando con determinación, contra el intento de la empresa de una mayor explotación. VW exige convertir el sábado en un día normal de trabajo. Se está preparando una huelga para el 30 de agosto. Y se han preavisado más días de huelga en septiembre.

Al mismo tiempo, en la Ford de Sao Bernardo do Campo (Brasil) se está desarrollando, desde el 10 de agosto, una importante lucha contra el anunció de 364 despidos (10% de los trabajadores en la línea de producción). Los metalúrgicos del sindicato Conlutas convocan a todas organizaciones metalurgicos a una huelga nacional y manifestaciones, el 14 de septiembre.

En Corea del sur los empleados de Hyundai Motors, Kia Motors y motores de GM, están en negociaciones para nuevos Convenios Colectivos en la industria automotriz y han decidido mayoritariamente ir a la huelga. La semana pasada miles de trabajadores de Hyundai se declararon en huelga por varias horas. El fin de semana pasado se negaron a realizar horas extraordinarias. El sindicato metalúrgico KMWU pide un claro aumento de los salarios y la distribución del 30% de los beneficios, como una paga para los/as trabajadores/as.


En VW Chanchun (China) 500 trabajadores luchan autónomamente tras concienciarse de que merecen contratos como plantilla VW. Hace 10 años que trabajan de forma temporal y subcontratados. En las movilizaciones de protesta, en mayo, tres activistas fueron detenidos, uno de ellos está aún en prisión.


En Alemania hay actividades cada vez más militantes con un gran aumento de la conciencia de lucha. Por ejemplo, contra los despidos de trabajadores temporales en VW, Opel y Daimler. Las informaciones que demuestran la connivencia de las empresas y el Gobierno alemán en la manipulación de los valores de contaminación en los motores diesel, dejan evidente el cártel criminal que ha actuado en los últimos años. Esto ha conducido al Gobierno alemán a una profunda crisis de credibilidad.


En España, mientras suben los beneficios empresariales 100 veces más que los salarios, la compra de Opel por el Grupo PSA está amenazando la continuidad de la fábrica de Villaverde (Madrid). Los direcciónes del sindicatos del sistema ya han aceptado 341 despidos, la eliminación de un turno de trabajo y hasta 100 días de ERE (expediente de regulación de empleo) al año hasta 2020. Sólo CGT mantiene la lucha contra estos despidos.


Las empresas automotrices están reaccionando cada vez con más virulencia, y tratan de oprimir a los compañeros militantes. Como Porsche en Stuttgart (Alemania), suspendiendo a Siegmar Herrlinger del trabajo, porque denunció el fraude con las emisiones y exigió el castigo de los responsables. El proveedor del auto Yazaki, en Bursa (Turquía), ha despedido al compañero Dilek Gültekin por razones políticas. En la fábrica de PSA de Poissy (Francia) Farid Borsali del sindicato CGT ha sido despedido, al luchar por su contratación indefinida. En Nissan Canton/Misisipi (EEUU), tras 14 años de lucha, la plantilla mayoritariamente afroamericana, ha conseguido el reconocimiento de su sindicato en unas elecciones libres.


La Conferencia Internacional de Trabajadores/as de la Automoción, muestra su más absoluto rechazo contra estas represiones a los/as trabajadores/as combativos del auto, y reitera nuestra solidaridad con todos/as los/as que luchan.


Con motivo del quinto aniversario de la batalla de Maruti Suzuki en la India a mediados de julio se organizó una gran manifestación en Gurgaon. Los trabajadores de Maruti Suzuki reafirmaron junto con muchos trabajadores y sindicatos de otras empresas e industrias de la necesidad de continuar la lucha por la justicia y la liberación de los 13 a la vida en prisión condenado por los líderes del sindicato. Dinero para apoyar a las familias de los trabajadores detenidos seguirá cobrando.


Todas estas luchas son el resultado de un proceso de concienciación desde la base, de los/as trabajadores/as automotrices, coincidiendo con el espíritu del llamamiento de la 1ª Conferencia Internacional: "De una antorcha, llevaremos miles al mundo". Los represantes de la cooperacion internacional del concorcio Volkswagen escribieron a sus colegas en Bratislava: "La conciencia de solidaridad internacional exige un camino común, no ceder ya a la lógica explotadora de los beneficios de los directivos de la Corporación“. Los compañeros/as de Bratislava han resistido contra los objetivos de explotación y contra el falso mensaje de „todos somos la familia VW“. Han entendido que nuestros intereses de clase obrera son el verdadero mensaje. Han defendido que no son trabajadores de segunda y han rechazado los chantajes sobre el futuro de sus puestos de trabajo. Gracias por vuestro ejemplo y vuestro éxito!“


El Grupo Internacional de Coordinación de la Conferencia Internacional de los Trabajadores de la Automoción, pide a todos los/as trabajadores/as y sus familias, así como sus amigos y simpatizantes:


¡Organizar la solidaridad con los trabajadores que luchan y comenzar nuevas iniciativas de coordinación, como las actividades de solidaridad vinculadas a las huelgas previstas!


¡Asumir la solidaridad contra la opresión y despidos de los compañeros y compañeras que luchan!


También se necesita apoyo para la importante lucha de los trabajadores de Maruti Suzuki en la India contra la condena de 13 activistas a cadena perpetua por la convocatoria de huelga en su empresa!


¡Viva la solidaridad internacional!

Luiz Carlos Prates Mancha (Brasil), Diego Rejón Bayo (España), Jörn Kleffel (Alemania)
Coordinadores del ICOG